Aprendiendo sobre Alzheimer

Prevención

No se puede prevenir la enfermedad de Alzheimer, dado que no hay diagnóstico etiológico de la patología, es decir, que no se conoce la causa que la provoca y que la mayoría de los factores de riesgo, o al menos los más importantes, no son modificables.

De esta forma, algunos de los factores que inciden con mayor frecuencia en el desarrollo de la enfermedad son:

1) Edad, ya que a mayor edad es más prevalente.

2) Sexo, la enfermedad es algo más frecuente en mujeres.

3) Antecedentes familiares de Alzheimer.

4) Síndrome de Down.

5) Edad materna mayor de 40 años en el momento del nacimiento.

6) Presencia del alelo alipoproteína 4.

Sin embargo, también pueden darse otros factores que son clasificados como modificables, ya que se pueden tratar y pueden influir, como son la hipertensión arterial, el hipotiroidismo, los traumatismos craneoencefálicos previos, el bajo nivel educativo y la depresión.

Para contrarrestar el efecto que causan algunos de estos factores en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer, se recomienda:

1) Controlar los factores de riesgo vascular, fundamentalmente de la hipertensión arterial, ya que disminuye el riesgo de demencia vascular y mejora la evolución del Alzheimer.

2) Seguir una dieta mediterránea, baja en grasas y ácido linoleico y rica en antioxidantes.

3) Prevenir y tratar la depresión y problemas tiroideos.

4) Prevenir traumatismos craneoencefálicos.

5) Mejorar el nivel intelectual.

6) Llevar a cabo ejercicios como la lectura, la costura, etc.

7) Mantener una vida social activa.